La Hipermetropía.

 

Descripción

 

La hipermetropía es un defecto de la visión por un problema refractivo del ojo. La hipermetropía se produce cuando el tamaño del ojo es más corto de lo que debiera, o las lentes del ojo (córnea y cristalino) no consiguen enfocar la imagen en la retina porque tienen poca potencia para el tamaño del ojo. Como consecuencia, la imagen se focaliza detrás de la retina.

Nuestro ojo tiene un mecanismo (acomodación) que permite aumentar la curvatura del cristalino, y por tanto su potencia. La acomodación se pone en marcha para eliminar la visión borrosa producida por la hipermetropía. De lejos en muchos casos se compensa la borrosidad. El problema se produce cuando tenemos que ver de cerca, ya que a esta distancia el esfuerzo acomodativo para enfocar lo que miramos es máximo. Como ya usamos parte de la acomodación para ver bien de lejos, será de cerca donde aparecerá la borrosidad y otras molestias.  En función del grado de hipermetropía, pueden surgir otros problemas.

La mayoría de los niños tienen hipermetropía, pero frecuentemente se corrige al crecer el niño y su ojo.

 

Síntomas

 

-Visión borrosa de cerca mayor que en lejos.

-Dolores de cabeza o cierto dolor ocular especialmente hacia el final del día.

Signos

-Incapacidad/dificultad para desarrollar una tarea en visión cercana. Debido a esto, suele producirse un rechazo a hacer tareas como estudiar, leer o hacer deberes.

 

Manifiestan problemas de fijación, retención y de aprendizaje en general.

 

Como el niño no sabe o no puede expresar las molestias que tiene, es importante que padres y profesores observen el comportamiento visual, postural y de actitud frente a las tareas cercanas que tiene el niño.

 

En caso de que un niño presente alguno de estos síntomas o signos, es recomendable visitar a un óptico-optometrista u oftalmólogo para que le realice una revisión visual, con su ayuda seguramente podrá ver mejor.